Las Cruzadas

06/05/2022 Desactivado Por Chema

Durante la Edad Media, se desarrollaron unas campañas militares y religiosas impulsadas por el Papado para recuperar los «Santos Lugares» de manos del Islam.

Se promovieron 9 expediciones a Tierra Santa entre 1096 y 1291, siendo las más importantes la primera, la tercera y la sexta, ya que permitieron la recuperación temporal de la ciudad de Jerusalén y el establecimiento de varios reinos cristianos en el Cercano Oriente, todas las demás terminaron en estrepitosos fracasos. La iglesia cristiana intentó organizar, sin éxito, nuevas campañas militares, pero la caída de la ciudad de Acre, en 1291, marcó el fin de la presencia de los cruzados en el Cercano Oriente.

Primera Cruzada 1096-1099


Godofredo de Bouillón

Godofredo de Bouillón

Advocatus Santcti Sepulchri

Godofredo, duque de la Baja Sajona (Países Bajos), fue uno de los primeros (1095) en acudir ante el llamamiento del papa Urbano II, vendió la mayor parte de sus dominios para financiar un ejército propio, con el que llegó a Constantinopla en 1096.

Por su destacada participación fue nombrado jefe de los cruzados y rey de Jerusalén una vez tomada la ciudad en 1099; Godofredo no admitió el título, alegando humildad cristiana, y lo cambió por el de «protector del Santo Sepulcro», falleciendo al año siguiente.

Raimundo IV, de Toulouse

Conde de Trípoli

Conocido como Raimundo de Saint-Gilles, conde de Tolosa, Marqués de Provenza, Conde de Roergue, Conde de Tarfús, fue uno de los cabecillas más importantes de la Primera Cruzada y primer conde de Trípoli. Raimundo era profundamente religioso y deseaba morir en Tierra Santa, de modo que cuando se realizó el llamamiento para la cruzada fue de los primeros en responder.

Personaje muy controvertido e importante, construyó la fortaleza el Mons Peregrinus, donde en 1105 el cadí de Trípoli con toda su guarnición ataca e incendia el castillo, Raimundo sufre graves quemaduras que le causarán la muerte cinco meses después en una atroz agonía.

Raimundo IV@1

Período entre cruzadas


Balduino IV de Jerusalén

Balduino IV, de Jerusalén

Rey de Jerusalén

Conocido como el rey «cara cerdo» y «maldito» por su grave desfiguración a causa de la lepra, sólo pudo estar en el trono 10 años, pero libro grandes batallas. Humilló a un gigantesco ejército del sultán Saladino con apenas medio millar de jinetes muchos de ellos templarios y unos pocos miles de infantes, empuñando la espada con su mano llena de llagas en la batalla de Montgisard.

Recordado como uno de los grandes adalides de la cristiandad en Tierra Santa, este monarca murió a los 24 años por culpa de la lepra, fue un soberano sumamente querido por sus súbditos e incluso respetado por el enemigo.

Saladino

Sultán de Egipto y Siria

Salah al-Din Yusuf, fue uno de los grandes gobernantes del mundo islámico, además de Egipto y Siria incluyo entre sus dominios Palestina, Mesopotamia, Yemen, Hiyaz y Libia. Unificó política y religiosamente el Oriente Próximo al combatir y liderar la lucha contra los cristianos cruzados. Entre otras batallas venció en Hattin a los cruzados, tras lo cual volvió a ocupar Jerusalén para los musulmanes y se tomó Tierra Santa. El impacto de este acontecimiento en Occidente provocó la Tercera Cruzada. Su fama trascendió lo temporal y se convirtió en un símbolo de caballerosidad medieval, incluso para sus enemigos. Sigue siendo una figura muy admirada en la cultura árabe, kurda y religión musulmana.

Saladino
Guido Lusignan@1

Guido de Lusignan

Rey de Jerusalén y señor de Chipre

Se casó con Sibila, la hermana de Balduino IV, rey de Jerusalén. Fue rey consorte de Jerusalén de 1186 a 1192, pero las continuas provocaciones de Guido y Reinaldo de Châtillon a Saladino hicieron imposible cualquier tipo de paz y la guerra estalló (1187), bajo su mando las tropas cristianas fueron derrotadas en los Cuernos de Hattin, Guido fue capturado quedando preso en Damasco, mientras Sibila permanecía defendiendo Jerusalén hasta su caída.

Tras ser liberado junto a Sibila huyeron a Tiro. Guido en 1191 huyo de Acre y compró a la Orden del Temple la isla de Chipre.

Balían de Ibelín

Señor de Ibelín y Nablus

Fue un importante noble cruzado del Reino de Jerusalén, Señor de Ibelín y Señor de Ramla. Después de la muerte del rey Balduino IV, tuvo que apoyar a Guido de Lusignan como rey de Jerusalén, permaneció en el reino y evitó la derrota en la Batalla de Hattin en 1187. Junto a la reina Sibila y al patriarca Heraclio, ayudó a defender Jerusalén y negoció su rendición a Saladino. Ibelín, Nablús, Ramala y todos los demás territorios de Balián fueron capturados por Saladino después de la caída de Jerusalén, pero a Balián y a su familia se les permitió regresar a Trípoli. Conocido por la película de Ridley Scott «El reino de los cielos», aparece este personaje, aunque de una manera algo distorsionada y alejada de la realidad histórica.

Balian Ibelin

Tercera Cruzada 1189-1191


Ricardo I, rey de Inglaterra

Ricardo Corazón de León

Desde 1189 rey de Inglaterra, duque de Normandía y de Anjou, sin embargo, pasó fuera de Inglaterra la mayor parte de su reinado, obsesionado con la Cruzada Cristiana contra Saladino, que acababa de tomar Jerusalén.

Ricardo I se desentendió de la monarquía inglesa y de sus intereses en el continente europeo: malvendió el patrimonio real para financiar la Cruzada. Conquisto Chipre y Acre (1191) pero no consiguió Jerusalén, una tregua con Saladino garantizaba a los cristianos el libre acceso durante tres años a los lugares sagrados de Jerusalén y la posesión de Acre (1192).

A su regreso, superó un cautiverio en Austria, recupero el trono usurpado por su hermano Juan Sin Tierra y en el Castillo Gaillard, en Normandía (1199) sofocando una revuelta falleció por una asepsia que le provocó una flecha de ballesta en el hombro.